Durmientes de madera

BIENVENIDO A MARDONES BPB

En Mardones BPB encontrará un grupo de profesionales y técnicos con más de 20 años de experiencia, que están esperando hacerse cargo de su requerimiento para recomendarle el material que mejor se ajuste a sus necesidades, al precio más conveniente, siempre dentro de los plazos esperados. La gran dimensión de la operación, el tamaño de los inventarios y nuestra trayectoria nos permiten atenderle sin pérdida de tiempo, sin importar el volumen de su pedido ni el lugar donde se ubique. En los últimos 20 años hemos producido y comercializado sobre 3,4 millones de durmientes, valorados en más de USD 138 millones. En Mardones BPB todos los pedidos, grandes y pequeños, son importantes independientemente de dónde provengan. Llegamos a todo Chile, América, Europa, África, Medio Oriente y Asia – Pacífico. Le invitamos a conocernos y darnos la oportunidad de servirle.
Trayectoria y calidad

Mardones BPB

Ideas: Durmientes de Madera para jardín

Nuestras instalaciones

Preguntas Frecuentes

Las medidas habituales de un durmiente son de 24 x 14 cm de sección, y una longitud que varía entre los 260 más comunes y los 300 a 600 cm más especiales. Con ellos pueden realizarse:

 

  • Vallados: coloque uniformemente espaciados durmientes de madera en vertical y complete los espacios entre ellos con lo que su imaginación desee. Cierre de alambre, cañas, pequeñas coníferas, únalos con piezas metálicas de forja o madera… ¡no hay límites!
  • Escaleras y terrazas. Para salvar cualquier desnivel de terreno o crearlo artificialmente, un durmiente de madera sirve de peldaño, de retención de tierra y de pavimento a la vez.
  • Senderos y superficies. Coloque durmientes en el piso a modo de entarimado. Su extrema resistencia permite soportar proximidad a piscinas, a zonas de barbacoa, canchas de juego, o el paso de mucho tráfico de personas.
  • Construya sin límites: como columnas, postes de cenadores y techumbres, pórticos… y únalos con clavos, pernos, ángulos métálicos, tomados con mortero o cualquier otra solución constructiva. Quedará perfecto.

 

Y ahora que los conoce ¿qué desea realizar con durmientes de madera?

Sus características, tanto estéticas como técnicas son realmente sorprendentes, únicas. Las más importantes son las siguientes:

    • Son «indestructibles»: El origen industrial de esas traviesas hace que tengan tratamientos especiales para impedir la putrefacción, la humedad, el anidamiento de insectos y larvas. Eso incluye impregnar la madera con aceites minerales, alquitrán de hulla o incluso combustibles como gasoil.
    • Soportan la humedad extrema: Algo importante en un jardín, contar con un buen comportamiento ante el agua. Los durmientes para jardín son perfectos para ello. Algunos son indicados incluso para permanecer sumergidos parcialmente o siempre húmedos (como parte de estanques, riachuelos, pozas…).
    • Estética muy personal: Su aspecto de madera maciza, tosca, recia y dura combina muy bien con un entorno vegetal de jardín, como parte del terreno o elementos estructurales. Se integra bien visualmente y aporta personalidad allá donde se utilice.

 

  • Sin costos adicionales: Su mantenimiento es nulo, prácticamente son inalterables al tiempo, el clima, el maltrato, golpes. Incluso podría decirse que el paso del tiempo los mejora.
  • Son reubicables y reutilizables. Su extraordinaria resistencia hace que la inversión sea muy duradera: puede usted instalarlas aquí y dentro de dos años allá sin perder ninguna de sus virtudes.

 

Son una buena inversión: puede retirarlas del suelo y componer un vallado, o tomarlas de un vallado y realizar una cubrición para un cenador, o incluso venderlas sin perder demasiado de su inversión inicial.

Llamamos durmientes de madera, o también travesaños o traviesas, a elementos largos de madera de considerables dimensiones. De una sola pieza, a veces con aspecto de tronco, o más comúnmente rectangular. Piense en las típicas traviesas de ferrocarril bajo las dos vías como ejemplo: esas son.

Estos apreciados durmientes tienen su origen en el mundo ferroviario: pueden ser traviesas nuevas, compradas al por menor como durmientes para jardín, o por el contrario traviesas recicladas, procedentes de vías de trenes de las cuales se han removido tras su vida útil.

El mundo, el maravilloso mundo de la jardinería, se presta a mil y una formas de decoración, además de las vegetales. Así, no es extraño que jardines de todo el mundo incluyan entre sus elementos ornamentales esculturas, rocas, vidrios, enrejados, vallados de todo tipo, material y color, palacetes, bancos, tolderías, techados y terrazas.

 

En un jardín puede darse total rienda suelta a la imaginación del dueño, jardinero o paisajista al cargo. Un jardín es siempre variado, colorido, y diverso.

Y uno de los elementos que desde hace un tiempo están haciéndose un hueco en ese mundo son los durmientes de madera.

Utilizados como elemento estructural, como pavimento, peldaño o parte de divisiones del terreno, estas piezas de madera comienzan a llamar la atención y a ser muy populares.

Mardones BPB